Verdad, Justicia y Democracia 

 
 
​Hace 42 años, las FFAA y Carabineros, dirigidos por cuatro generales traidores a la ley y la Constitución y azuzados por civiles sediciosos y fascistas, bombardean el palacio de La Moneda derrocando al gobierno constitucional y democrático del compañero Presidente Salvador Allende Gossens, quien resiste heroicamente en su puesto combatiendo al fascismo que extendía su sombra sobre nuestra patria y su pueblo.

 

​La dictadura cívico-militar que se instala tras el Golpe de Estado desata sobre los hombres, mujeres, jovenes y niños de nuestra patria la más brutal represión a una escala que, hasta ese momento, era desconocida para un pueblo que no pocas veces, había sufrido ante los embates de unas FFAA serviles a los intereses de terratenientes y oligarcas. Pero el odio desatado a partir del 11 de septiembre de 1973 excede en extensión y brutalidad a los episodios anteriores. A partir de ese día, y por los 17 años siguientes, el terrorismo de Estado se entronizó de Visviri a Tierra del Fuego y de Cordillera a Mar, fracturando de forma indeleble a nuestro pueblo y condicionando hasta nuestros días el desarrollo pleno de la democracia en nuestro país.

 

​Hoy, a 42 años del Golpe fascista, conmemoramos la gesta y el valor de aquellos hombres y mujeres que dieron sus mayores esfuerzos en la resistencia a la brutal y cobarde acción de las FFAA y Carabineros, al compañero Presidente Salvador Allende quién dio su vida para defender el mandato que le diera el pueblo, y a todos y todas quienes desde dentro o desde fuera de Chile construyeron la resistencia a la dictadura civico militar, a todas y todos quienes por distintos medios enfrentaron la brutalidad de los cuarteles y, reorganizando a un pueblo golpeado y militarmente derrotado, enfrentaron la represión superando el terror instalado desde el Estado.

 

​Pero no basta con la conmemoración, hoy nuestra patria sigue desgarrada por las heridas provocadas por las violaciones sistemáticas a los Derechos Humanos, por la falta de verdad, por la aun escasa justicia, por la insubordinación de los cuerpos armados al poder civil. Por ello hoy demandamos:

 

1.- Verdad, fin a los pactos de silencio. Que las FFAA y de Orden abran sus archivos y entreguen toda la información de que dispongan y toda aquella que puedan recabar de sus funcionarios activos. La verdad es un primer paso indispensable, saber dónde están, pero también saber quién lo hizo. En este contexto, también exigimos el levantamiento del secreto canalla que se impuso al informe de la comisión Valech, es inaceptable que la verdad quede diferida 50 años, tiempo necesario y suficiente para garantizar la impunidad de los autores y cómplices, civiles y militares, de las peores violaciones a los Derechos Humanos que conozca la historia de nuestra patria.  

 

2.- Justicia plena. Que se establezcan todas las responsabilidades, tanto de militares como de sus cómplices civiles. Exigimos la condena de todos aquellos que colaboraron con la represión y el terrorismo de Estado, de aquellos que entregaron listas de supuestos enemigos, de los que prestaron vehículos, de los que torturaron y especialmente de los responsables políticos de encubrir y negar los crímenes que en nuestro país se cometieron en los 17 años de dictadura cívico-militar, ex ministros y subsecretarios que prestaron sus servicios a la Tiranía genocida.

 

3.- Demandamos que las FFAA y de Orden retiren de todas sus unidades, vehículos y condecoraciones cualquier símbolo que homenajee a los responsables del Golpe de Estado y de las violaciones a los Derechos Humanos. Unas fuerzas armadas modernas, respetuosas de la democracia y de los Derechos Humanos no pueden contener en su seno símbolos que celebren la traición y el terrorismo de Estado.

 

4.- Exigimos la baja inmediata, deshonrosa y degradación de todos aquellos funcionarios de las FFAA y Carabineros que hayan formado parte de los órganos represivos de la dictadura, y de todos aquellos que, sin haber pertenecido a los mencionados órganos, sean condenados por violaciones a los Derechos Humanos.

 

5.- Nos parece inaceptable que a 25 años del fin de la dictadura, todavía la subordinación de las FFAA al poder civil no sea plena. Exigimos la renuncia, o en su defecto la baja, del Comandante en Jefe del Ejército, general Oviedo, quien se ha negado a explicar a la Cámara de Diputados la permanencia de símbolos golpistas en las unidades militares. Una democracia plena demanda la subordinación de las instituciones armadas al poder civil, la altanería del general Oviedo sólo se puede subsanar con su renuncia o su baja.

 

​A más de cuatro décadas del golpe fascista, y a 25 años del fin de la dictadura cívico-militar, la estela de dolor y muerte que regó sobre nuestra patria sigue viva, la falta de verdad, justicia y democracia la mantienen presente, debe ser objeto de nuestros afanes mantener la memoria, exigir justicia y bregar por una democracia radical donde nunca más se dé cabida a la traición y al odio que dio origen al más negro capítulo de nuestra historia.

   

  

  

 

 

Convergencia de Izquierdas

11 de Septiembre de 2015

 

Anuncios

Un comentario en “Verdad, Justicia y Democracia 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s