EXIGIMOS JUSTICIA PARA NELSON QUICHILLAO LÓPEZY DEMANDAMOS LA RENUNCIA DEL MINISTRO DEL INTERIOR

EXIGIMOS JUSTICIA PARA NELSON QUICHILLAO LÓPEZ

Y DEMANDAMOS LA RENUNCIA DEL MINISTRO DEL INTERIOR

  

 

En la madrugada de hoy, viernes 24 de julio, en la comuna de Diego de Almagro, en el marco de la huelga de los trabajadores contratistas de CODELCO, ha sido asesinado el trabajador NELSON QUICHILLAO LÓPEZ. La Confederación de Trabajadores del Cobre y el alcalde de esa comuna han responsabilizado a Fuerzas Especiales de Carabineros.

 

Ante estos graves hechos, CONVERGENCIA DE IZQUIERDASentrega toda su solidaridad y afecto a la familia de Nelson Quichillao Lópezla que hacemos extensiva a sus compañeros de trabajoCondenamos enérgicamente este asesinato y demandamos una rápida investigación del Ministerio Público que permita esclarecer los hechos y hacer justicia.

 

Responsabilizamos al directorio de Codelco de las condiciones de precariedad de los trabajadores contratistas, así como de negarse a la instalación de la mesa de negociaciones que demandaban los trabajadores movilizados. Reiteramos que la subcontratación debe ser una figura excepcional en las operaciones productivas, y resulta condenable que una empresa pública la utilice con la masividad que lo hace esta cuprífera estatal.

 

Demandamos de Carabineros la colaboración plena con el Fiscal y que se no amparen intentos de encubrimiento como los que se han verificado en tantas ocasiones anteriores. Lamentablemente son ya demasiados los hechos de represión y brutalidad en los que Fuerzas Especiales aparecen involucradas. Es imposible no recordar losasesinatos de Rodrigo Cisterna, Daniel MencoAlex Lemun, Matías Catrileo, Jaime Mendoza Collío, todos ellos a manos de esa unidad policial, así como la violenta e injustificada represión al movimiento estudiantil, cuyo episodio más reciente es el de Rodrigo Avilés en Valparaíso el pasado 21 de mayo.

 

El país no necesita ni se merece una fuerza policial que actúa con niveles tales de violencia que dejan un reguero víctimas fatales y graves heridos en tiempos de democracia. Fuerzas Especiales debe ser disuelto y todos los procedimientos de Carabineros deben ser puestos a la altura de una sociedad democrática que protege los derechos ciudadanos. No podemos permitir que la fuerza policial se convierta en sostén de un sistema político y económico injusto y en profunda crisis

 

En este contexto, resultan indignantes los reiterados intentos de la autoridad política de responsabilizar de la violencia a los propios manifestantes con el evidente propósito de criminalizar la movilización social  y encubrir las verdaderas responsabilidades.Hoy queda claro que la represión es una política de gobierno y quienes la dictan tiene aún más culpa en las consecuencias que sus ejecutores. De resultar responsables integrantes de la policía uniformada, deben asumir la responsabilidad que les cabe el Ministro del Interior Jorge Burgos y el Subsecretario Mahmud Aleuyrenunciando de manera inmediata a sus cargos.

 

Más allá de las responsabilidades individuales, el Partido Socialista, el mismo al que pertenece la Presidenta de la República, debe aclarar la responsabilidad en estos sucesos de sus militantes MahmudAleuyMiguel Vargas y Oscar Landerretche, presidente de Codelcolos dos primeros como responsables del actuar de Carabineros y el tercero, de la agudización del conflicto. Quienes aún se sientan herederos del legado de Allende tienen la obligación moral de exigir cuentas dentro de su partido por estas actuaciones.

 

Hacemos un llamado a nuestros seguidores y a todo el pueblo sumarse a las actividades de solidaridad con los trabajadores del cobre movilizarse de manera urgente para exigir que se haga justicia y que se detenga, de una vez por todas, la represión contra los movimientos sociales.

 

 

Santiago, 24 de julio de 2015

 

  

Anuncios

Coordinador ampliado 18 de junio

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El sábado 18 de junio, en la sede de Convergencia de Izquierdas, se realizó un coordinador ampliado, espacio conformado por los coordinadores y representantes de los distintos espacios de trabajo de nuestra organización.

En este encuentro se trabajó el documento elaborado por la comisión de organización. Esta instancia busca generar una propuesta para ser aprobada en un futuro encuentro general, el cual había sido planteado en nuestro III encuentro de Convergencia de Izquierdas del pasado 9 de mayo.

Encuentro Orgánico Frente Estudiantil

El pasado domingo 12 de julio, en nuestra sede ubicada en Compañía #2016, el Frente de Estudiantes de Convergencia de Izquierdas tuvo un encuentro que, además de nutrir con debate y política a nuestra agrupación —especialmente aquellos que se desenvuelven en comunidades educacionales—, también aportó en una convergencia que se siente necesaria para este período. Hoy más que nunca la izquierda debe estar unida de cara a esta reforma educacional que aún no dice propuestas concretas.

La reforma podrá ser en septiembre, diciembre o el próximo año, pero nosotros seguiremos con nuestras propuestas mostrándolas en las calles.

¡El país entero exige su derecho a la educación!

Masacre de Ránquil

 

La Masacre o Levantamento de Ránquil se produjo en junio y julio de 1934, cuando grupos de campesinos e indígenas mapuches de la Provincia de Malleco, Chile, se sublevaron en contra de los abusos de los patrones, provocando una revuelta de proporciones insospechadas.

Los orígenes de la rebelión son múltiples, por una parte, el masivo plan de Colonización impulsado por el Gobierno de Chile entre 1881-1914 por la instalación de 15 mil colonos extranjeros (Alemanes, Franceses, Suizos, Bohemios, etc.) lo que tuvo como consecuencia la disminución del patrimonio de los pueblos mapuche, pehuenche, huilliche y lafkenche, los que presionados por la continua enajenación de tierras por parte del Estado de Chile se convirtieron en empobrecidos agricultores del sector de Lonquimay.

 Otro de los argumentos, se encuentra en las condiciones de semi-esclavitud, que llevaban los campesinos y los obreros del sector de Lonquimay. Estas condiciones eran en cierto sentido similares a las que se llevaban en las plantas salitreras del norte de Chile, donde los trabajadores se encontraban sujetos a la total autoridad de su empleador. El pago no se realizaba en dinero si no que en fichas, que a su vez sólo se podían cobrar en las pulperías de propiedad del empleador. Además, desde fines del siglo XIX se había provocado graves disputas entre las comunidades mapuches, antiguas propietarias de la zona, que habían sido expulsados de sus tierras históricas, por ser estas distribuidas entre colonos extranjeros. 

La decisión de una empresa, la Sociedad Puelma Tupper de exigir el desalojo de los “ocupantes” o “usurpadores” de las tierras que le habían sido asignadas por el gobierno. Esto produjo la disputa entre las comunidades y el gobierno. Pese a que se llevaron conversaciones entre las partes, fuerzas de Carabineros de Chile empezó a hostigar a los ocupantes.


El levantamiento de los campesinos mapuches fue consecuencia a su vez de la sublevación de los trabajadores de los lavaderos de oro de Lonquimay. Estos se alzaron en contra del patrón de la pulpería por los tratos abusivos y la asaltaron y quemaron. Ante esta situación el gobierno del presidente Arturo Alessandri Palma envió un cuerpo de Carabineros y de fuerzas militares a la zona, que atacó a los insurgentes y en vez de disolver la revuelta provocó la unión de los obreros con los campesinos y las comunidades mapuches.
Estos se reunieron en los alrededores, se armaron con escopetas y armas de todas las especies y marcharon sobre Temuco. El gobierno, sumamente alarmado, envió a un regimiento entero de policías. La batalla se produjo cerca del Fundo Ranquil, donde los alzados fueron rodeados por carabineros el día 6 de julio de 1934. Según algunas fuentes los muertos llegaron a cerca de los quinientos, pese a que la versión más aceptada los sitúa entre los 150 y 200 muertos. 

TRANSANTIAGO EN SU PEOR RECORRIDO

File_201181711027CONVERGENCIA DE IZQUIERDAS FRENTE A LOS CONFLICTOS LABORALES EN TORNO AL SISTEMA DE TRANSPORTE PÚBLICO DECLARA QUE:

TRANSANTIAGO EN SU PEOR RECORRIDO

Santiago, 2 de julio de 2015

Nuevamente la intransigencia de los ejecutivos de una empresa operadora del Transantiago perjudica a cientos de miles de habitantes de la capital, que se verán afectados por la intermitencia en el servicio de transporte público.

Ante la negativa de la empresa Alsacia a mejorar las condiciones laborales y remuneraciones de sus trabajadores, estos aprobaron iniciar la huelga legal a partir del próximo lunes 6 de julio, medida que se suma a otra iniciada hace menos de un mes por trabajadores de la empresa Express. La práctica de estas operadoras de mantener bajos salarios y pésimas condiciones laborales, así como la manifiesta ineptitud del gobierno, tanto para mejorar el servicio como para asegurar condiciones dignas a los trabajadores, con el argumento de que son “conflictos entre privados”, serán los únicos responsables de los efectos sobre el normal desplazamiento de la ciudadanía en los próximos días.

Además de solidarizar con los huelguistas, Convergencia de Izquierdas invita a la sociedad chilena a asumir un apoyo activo a la justa lucha de estos trabajadores para mejorar sus condiciones de vida y a exigir mayor responsabilidad tanto al Estado, hoy gobernado por la Nueva Mayoría, como a los empresarios, culpables del mal servicio de transporte público de Santiago.

Instamos a Alsacia a acceder a las justas demandas de los trabajadores y a los Ministerios de Transportes y del Trabajo a intervenir, para conseguir una solución favorable a tan justas demandas. Exigimos también a los medios de comunicación, y en particular a los canales de televisión, tener un comportamiento ético, ecuánime y objetivo, que evite presentar mañosamente a los trabajadores como los responsables del daño social de la paralización.

Reiteramos que, en el largo plazo, la única solución para el pésimo servicio que presta Transantiago es su reemplazo por un sistema estatal de transporte público como el que existe en casi todas las ciudades del mundo de la envergadura de Santiago de Chile.